miércoles, 26 de noviembre de 2008

Un lugar llamado Chungui

Debo confesar que cuando leí los testimonios de la Comisión de la Verdad, y escuché las declaraciones de los comisionados, un lugar que siempre me llamó la atención fue Chungui. Fue una de las zonas más arrasadas por el terrorismo, y también el narcotráfico. Los testimonios ahí recogidos son terribles. Sin embargo, no pensé en convertir esa zona en un territorio novelístico sino hasta que supe su traducción al castellano "Oreja de perro", llena de resonancias. Un pueblo donde podría pasar una película de David Lynch, pensé. Ese nombre me sedujo de inmediato y de ahí que decidí usarlo como ubicación de mi novela y parte del título. Para quienes no conocen la geografía del país, el nombre "Oreja de perro" les parece una invención genial, sorprendente. Pero ese lugar existe. Aquí, por ejemplo, aparece una página web digamos turística, de un chunguino Moner Lizana Huamán , que incluye el testimonio de un ex-soldado que estuvo en el lugar.



Corneteros en Chungui. Foto: moner lizana

Durante el proceso de escritura de la novela, muchas veces pensé en ir a Oreja de Perro y ver el lugar in situ, a lo Vargas Llosa. Pero lo cierto es que eso hubiera impedido escribir la novela tal como la tenía planeada. No soy un "narrador topográfico" y creo que, en la literatura como en la vida, los espacios físicos son estados mentales, objetos de los que nos apropiamos queriéndolo o sin querer. Así que preferí imaginarme Oreja de Perro y escribir la novela sin mayores datos que los que mi propia ficción exigía. Y, desde luego, me cuidé de poner una advertencia al principio de la novela en la que explicito:

Oreja de perro es el nombre con que se conoce a una zona ubicada en La Mar (Ayacucho) que incluye varios caseríos, algunos de ellos de muy difícil acceso. Aunque, lamentablemente, la zona fue en efecto muy golpeada por el terrorismo en la década de los años 80 todos los datos sobre la zona, los lugares mencionados y los personajes que aparecen en esta novela son ficticios.

Sin embargo, ahora un grupo de amigos me está animando a ir a Chungui como una experiencia extraña, una aventura. Y me digo ¿Por qué no? Puede ser interesante hacer el proceso inverso. Siempre y cuando, obvio, consiga antes el maravilloso e indispensable sorochepill.

4 comentarios:

Paul dijo...

Va un abrazo grande y mis felicitaciones por esa escucha en la oreja del perro!
Espero ansioso leerla.Paul

eldrope dijo...

Olvidate del Sorochepill, Excedrin migraña es la voz.

Maldoror dijo...

Ivan, felicidades por el premio, esperamos la novela con ansias.
Saludos

amazilia dijo...

Ojala pueda ir a Chungi, y llamar la atencion a las pocas condiciones de desarrollo de esta region, que esta tan olvidada como en el tiempo del terrorismo.
Lo felicito por el premio pero me parece extraña la foto de cabecera del blog, no entiendo por que se fotografio en una situacion tan artificiosa, que esta queriendo decir? que esta cerca al pueblo? y encima la mujer esta media tapada por la superposicion del libro, no utilice a la gente pobre como un adorno. Cambie esa foto por favor.